quercus.cibeles.net

Viajeros y geógrafos premian a Quercus

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:53h
La Sociedad Geográfica Española (SGE) ha decidido otorgar a Quercus su Premio Editorial correspondiente a la convocatoria del año 2006, una forma de reconocer la labor informativa, formativa y movilizadora que viene desarrollando esta revista desde hace 25 años. Para nosotros es un orgullo recibir tamaña distinción, pues nos hace sentirnos más cerca de esa impresionante pléyade de naturalistas que fueron también grandes viajeros y recorrieron el mundo movidos por la curiosidad de conocer otras floras, otras faunas, otros mares y otras civilizaciones. Atraídos, en suma, por la diversidad.

En tales circunstancias, el hecho de viajar deja de ser un simple paréntesis en la vida cotidiana de cada cual para convertirse en la prolongación obvia de anhelos e inquietudes que, aunque forjados en el lugar de origen, terminan por ensanchar el campo de interés hasta cubrir el mundo entero. Para un amante de la naturaleza, podría decirse que es la única forma de globalización aceptable. Por otra parte, es difícil establecer límites en los cometidos y las aficiones de biólogos, naturalistas, geógrafos o simples viajeros, ya que estamos sometidos al influjo de un planeta que nos parece fascinante. En definitiva, entendemos que el premio de la SGE es una forma de reconocer también esa pasión compartida. De hecho, la propia SGE confiesa en su última memoria de actividades no contar “más que con una idea clara y un sueño común: poder revitalizar la geografía y el viaje, la exploración del planeta, la difusión del saber científico y la conciencia ecológica.” Pero no hemos sido los únicos premiados. Entre otros siete compañeros de fortuna, en esta edición compartimos méritos nada menos que con la Fundación Territori i Paisatge, bien conocida por los lectores de Quercus gracias a su extraordinaria labor de conservación del patrimonio natural en Cataluña, y con el célebre divulgador británico David Attenborough, aún más famoso por sus impresionantes documentales televisivos sobre la vida salvaje que late en cualquier rincón del planeta. Para mantener la sintonía, en ediciones anteriores fueron galardonadas personas tan próximas a nuestro quehacer como Biruté Galdikas (gran defensora de los orangutanes), Sydney Possuelo (experto en pueblos indígenas amazónicos), Josefina Castellví (oceanógrafa y experta en la Antártida), Jordi Savater Pi (pionero en el estudio de los primates), Eduardo Martínez de Pisón (catedrático de Geografía Física en la Universidad Autónoma de Madrid), Juan Luis Arsuaga (paleontólogo y codirector de las excavaciones de Atapuerca), Luis Miguel Domínguez (periodista y realizador ambiental), Hugo Geiger y Francisco Candela (fotógrafos submarinos), Fernando Fueyo (dibujante naturalista), Jesús Garzón (pionero del movimiento ecologista español) y Ramón Folch (biólogo y consultor del programa MaB de la Unesco). También entre las entidades premiadas figuran algunas que nos resultan muy familiares, como la Fundación Oso Pardo y el Real Jardín Botánico de Madrid. Es una gran satisfacción pasar a formar parte de semejante elenco.

Ahora bien, el premio es para la trayectoria de Quercus en su conjunto: para sus fundadores, para todos los que han pasado por su redacción, para las dos empresas editoriales que han respaldado la revista, para su brillante lista de colaboradores y, en particular, para los suscriptores, lectores y anunciantes que han hecho posible su salida mensual a quioscos desde hace ya cinco lustros. Así que somos todos los que estamos de enhorabuena.

+

0 comentarios