quercus.cibeles.net

El timo de las infraestructuras

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:53h
El mes pasado abríamos las secciones de actualidad con la excelente noticia del bloqueo judicial a las obras del puerto de Granadilla, en el sur de la isla de Tenerife. Poco después del cierre de ese número se celebraba una multitudinaria manifestación para exigir que se abandone la construcción de tan gigantesco puerto industrial y sea sustituido por otro de menor impacto en Santa Cruz de Tenerife, propuesta que respaldan las principales organizaciones ecologistas de ámbito nacional. Hasta aquí, todo un ejercicio de democracia, buen criterio y movilización social.

Pero hay un rasgo que quizá haya pasado desapercibido en el fragor de la campaña. La manifestación fue convocada por destacados científicos de la Universidad de La Laguna y estuvo apoyada por miembros de la Universidad de Las Palmas. Además, en cabeza de los manifestantes marchaban los biólogos Wolfredo Wilpret, Alberto Brito y Jacinto Barquín, junto con la geógrafa Luz Marina García. No es habitual que el mundo académico se implique de forma tan notoria en las protestas cívicas. Además, dos reputados especialistas en biología marina, José Templado (Museo Nacional de Ciencias Naturales, CSIC) y Ángel Luque (Universidad Autónoma de Madrid), enviaron una carta a las dos ministras entonces implicadas en el asunto, Magdalena Álvarez (Fomento) y Elena Espinosa (Medio Ambiente), en la que criticaban sin reparos la descatalogación de la pradera submarina que se vería afectada por las obras del puerto. Un respaldo tan abrumador hizo que Ben Magec-Ecologistas en Acción de Canarias emitiera un comunicado de agradecimiento a la comunidad científica por el arrojo y la valentía con la que se habían implicado al denunciar esta obra ilegal.

Un poco al socaire y en el otro extremo de nuestras aguas, al norte de la costa asturiana, la Secretaría General del Mar, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, ha abierto los dos primeros expedientes administrativos por faenar con artes de pesca prohibidos en el área protegida de El Cachucho. En concreto, se han abierto diligencias contra dos buques pesqueros de Asturias y Cantabria que usaban redes de enmalle de fondo.

A estas dos noticias esperanzadoras sobre relevantes espacios marinos se contrapone la insistencia del Gobierno por arbitrar medidas contra la crisis basadas en la revitalización del Plan Estratégico de Infraestructuras y Transportes (PEIT). Poco después de tomar posesión del cargo, José Blanco, el nuevo ministro de Fomento, anunció como una de sus prioridades revisar el PEIT. Y no parece que se refiriera a una revisión a la baja, precisamente. Esta vez, al conocido argumento de los puestos de trabajo hay que añadir el de la cohesión territorial de España, en clara alusión al tren de alta velocidad al País Vasco. Da lo mismo, el caso es que el hormigón y el asfalto tomen el relevo al ladrillo y el cemento, una alternativa que redunda en los errores de antaño en lugar de utilizar la actual crisis como punto de inflexión para esbozar un nuevo modelo de desarrollo. ¿Se referiría también al puerto de Granadilla? No es de extrañar que Ecologistas en Acción haya definido dicha estrategia como “el timo de las infraestructuras”.

+

1 comentarios